martes, marzo 19, 2019
Inicio > Economía Social Solidaria > Día glorioso para el gobierno

Día glorioso para el gobierno

Por Alfredo SAYUS

Lejos de haber sido un jueves negro, la jornada del jueves 30 de agosto pasado fue el mejor momento para el gobierno nacional. Aun en situación de presunta corrida cambiaria y del virtual corralito para ahorristas de moneda extranjera, Cambiemos estuvo a punto de concretar su anhelo más buscado: un dólar a 50 pesos.

Mientras algunos grupos de vecinos y organizaciones partidarias caceroleaban por distintas esquinas de los barrios en contra de la desmedida suba del dólar, mientras se concretaba una de las marchas más multitudinarias en defensa de la educación superior y mientras las redes estallaban a favor y en contra del gobierno -con memes incluidos-, el equipo económico festejaba el logro alcanzado.

Lejos de suponer que esa movida económica fue desestabilizante para Macri y su gabinete, lo cierto es que el gobierno está cumpliendo con lo pautado por el FMI en materia económica. La regularización de los mercados, para el proyecto Pro, es la de un dólar alto que genere confianza en inversores extranjeros para que algún día llegue la tan anunciada “lluvia de inversiones”.

No obstante, mientras esto ocurría, los propios funcionarios del gobierno nacional y varios de sus amigos y allegados vendían sus bonos y reinvertían ese dinero en la compra de dólares antes de que superara los 35 pesos, generándose un millonario incremento en sus economías sin moverse de sus casas, sin producir absolutamente nada y mientras se ejercitaban en sus bicicletas fijas, dando rienda suelta a la bicicleta financiera.

El programa de gobierno de Macri se está cumpliendo acabadamente. Los mercados, aunque muchos defensores del Pro digan que están conspirando, acuerdan con estas corridas y esperan también la trepada indefinida de la moneda estadounidense, aunque margine al 80 % de la población entre quienes se encuentran muchos de los que siguen apoyando al gobierno y exorcizan con vade retro el posible regreso de la yegua ladrona.

En este marco, es imprescindible que las marchas continúen. Es imprescindible tomar la calle, potenciar la protesta, incrementar el reclamo. No ceder. De lo contrario, no sólo perderemos calidad de vida, estaremos perdiendo a la Nación misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *